Adicciones a las nuevas tecnologías

 

Jugar a videojuegos horas y horas, no poder dejar de mirar el móvil, consultar las redes sociales en todo momento y sufrir ansiedad si no hay conexión a internet son algunos de los síntomas más comunes que pueden alertarnos de la existencia de un problema con las nuevas tecnologías.

Las nuevas tecnologías

Han cambiado las formas de comunicación y los accesos a la información. También han influido en las relaciones personales, sobre todo en los adolescentes en pleno desarrollo, que de alguna forma no cuentan con estrategias para manejar de forma sana y positiva el poder que les proporcionan estas herramientas.

Videojuegos

Los adolescentes pueden encontrarse inmersos en un mundo muy lejos de la realidad y, jugando siempre en casa y de forma online, puede verse reducido el desarrollo de sus habilidades sociales. De hecho, la mayoría de los estudios realizados sobre comportamientos agresivos han demostrado que éstos incrementan con la exposición a videojuegos violentos.
Por otra parte, existen los “videojuegos serios”, una reciente área de investigación que explora los potenciales efectos beneficiosos de los juegos. Un ejemplo sería “Rex Ronan”, que retrata gráficamente los efectos fisiológicos de fumar, herramienta de prevención contra el tabaco dirigida a preadolescentes.

Teléfono móvil

Hoy en día, considerado como uno de nuestros mejores amigos, puesto que la mayoría de los adolescentes y adultos nos pasamos 24 horas con él. Muchos de los adolescentes están constantemente mirando si alguien les ha charlado o simplemente mirando las redes sociales.

Redes sociales

Éstas son positivas y mejoran la calidad de vida de las personas, pero su uso en exceso puede suponer un problema. De hecho, cuando alguna red social tiene un problema y se queda “colgada”, la gente también se queda, se enfada y no sabe qué hacer. Los adolescentes sin poder conectarse a las redes sociales se encuentran “perdidos”, sin saber qué hacer.

¿Cómo afecta a la familia?

Para los adolescentes que ya tienen un problema con las nuevas tecnologías, puede suponer una pérdida de contacto directo con sus amigos y familiares, están tan inmersos en los videojuegos que se olvidan del contacto personal con la gente y la sociedad. A menudo, es fuente de discusiones y malestar familiar.

Consecuencias de este problema

Las consecuencias que los adolescentes pueden tener con esta problemática varían en función de cada persona y de la gravedad del problema. Aun así, algunos ejemplos más comunes son:

  • Nerviosismo
  • Aislamiento del entorno
  • Agresividad
  • Problemas de sueño
  • Aislamiento social y familiar

Cómo tratar el problema

Si todavía no se ha convertido en un problema, podemos prevenirlo poniendo normas y límites, restringiendo las horas que pasa ante la pantalla. Podemos darle otra alternativa mejor: apuntarle a otro deporte, leer, hacer alguna actividad extraescolar…

Si ya afecta a su estado de ánimo y al ámbito familiar y se ha convertido en un problema, mejor consultar a un especialista para que nos ayude.

Por tanto, si tienes hijos menores de edad o adolescentes, es necesario que controles, desde el principio, el uso que hacen de internet, las redes sociales o los videojuegos.

Limita las horas que utilizan estas tecnologías y sobre todo debes tener presente que tú eres su modelo, es decir, no puedes enseñar a tus hijos un uso moderado del móvil y del ordenador si no lo respetas y lo haces igual.

 

 

Marga Caimari - Psicóloga infanto-juvenil | Clínica Ment

Margalida Caimari

Psicóloga infanto-juvenil

Si deseas solicitar una cita puedes hacerlo por teléfono o WhatsApp en los siguientes números:

971 83 51 70

616 23 29 83

También puedes visitarnos físicamente, estamos en Gran Via de la Constitució, 22 | 07570 | Artà, Illes Balears o rellenar el siguiente formulario de contacto.

    Nombre (requerido)

    Apellidos (requerido)

    e-mail (requerido)

    Teléfono de contacto (requerido)

    Preferencía de día

    Preferencia de hora

    Especialista

    Doy mi consentimiento para tratar mis datos personales y acepto la política de privacidad. Saber más.



    La lectura de nuestro blog no supone en ningún caso la realización de un diagnóstico ni evita la visita a su especialista. Por favor, para estudiar su caso en particular acuda al especialista médico de forma presencial.