Celos y rivalidad entre hermanos

Los celos entre hermanos son sentimientos complicados de manejar, pero naturales y frecuentes. Es su forma de expresar sus inseguridades, ya que ven amenazado su vínculo afectivo con los padres.

Cabe destacar que los niños no «son» celosos, sino que se «comportan» de manera celosa como reacción adaptativa ante una situación nueva.

Estos celos y rivalidad puede llegar a provocar malestar emocional al menor, aislamiento y culpabilidad.

Reacciones frecuentes

Cambios en el comportamiento: incrementa la rebeldía, cambios en el estado de ánimo, más lábiles emocionalmente, irritables, nerviosos, hostilidad hacia el hermano y aumento de la demanda de atención.

Conductas infantiles o regresivas: se chupa el dedo, vuelve a hacerse pis, utiliza lenguaje infantil, rabietas o insomnio.

Celos

Suelen surgir por miedo a perder o ver reducido el afecto y la atención de alguien querido. Este sentimiento suele ir acompañado de envidia o resentimiento hacia el hermano, percibido como «rival».

Rivalidad entre hermanos: ¿Por qué ellos sí y yo no?

La relación entre hermanos ofrece la posibilidad de aprender a convivir con las personas, socializar y establecer vínculos afectivos nuevos y diferentes.

La rivalidad entre hermanos normalmente surge para atraer la atención de los padres, para tener poder o por tener más cosas que el otro.

Las disputas entre hermanos son normales, naturales, inevitables y adaptativas. Durante las peleas, los niños aprenden a ceder, pedir perdón, manejar la agresividad, compartir, tolerar la frustración, etc.

Como padres, no podemos eliminar esta rivalidad entre hermanos, pero sí podemos mantener los conflictos familiares dentro de unos límites coherentes, enseñar a nuestros hijos a resolver conflictos y fomentar una relación sana entre ellos.

En general, estos episodios de celos y rivalidad bien gestionados poco a poco irán dando paso a una relación de amistad, colaboración y ayuda mutua. A medida que se hagan grandes, los hermanos irán superando esta rivalidad llegando a una mayor unión.

Consejos ante la llegada de un nuevo hermano

  • Hacer al niño partícipe en las tareas relacionadas con la llegada de su hermano (preparar la cuna, la habitación, ayudar a elegir ropa / decoración).
  • Reforzar su participación y resolver dudas que tenga sobre la llegada del hermano.
  • Resaltar aspectos positivos de este evento: podrá jugar más, repartir las tareas de la casa …
  • Intentar hacer comentarios positivos sobre la llegada del hermano, como por ejemplo «te divertirás mucho», «podrás jugar con él».
  • Evitar frases como «no lo toques». En cambio, intentar reforzar el acercamiento entre hermanos, con frases como «qué bien lo cuidas», «eres muy responsable», «ven a bañarlo que lo haces muy bien».
  • Buscar momentos para seguir jugando con nuestro hijo mayor, escucharlo activamente y hablar sobre sus inseguridades o miedos.

Como trabajar estas dificultades?

  • Evitar comparaciones y la competitividad entre hermanos.
  • Evitar la intromisión frecuente en sus conflictos, siempre que no haya agresión.
  • No dar atención cuando se retraen mutuamente actuaciones pasadas.
  • Evitar que el mayor siempre asuma la responsabilidad.
  • Explicar los motivos de los tratos diferenciales.
  • Educar a los niños en emociones: aprender a tolerar frustraciones, alegrarse de los éxitos de los demás, aceptar las dificultades y afrontarlas.
  • Establecer reglas y normas básicas.
  • Fomentar y reforzar la cooperación, aceptar a cada niño como es. Una buena estrategia es apuntar a una cartulina las veces que cooperan en la semana y conseguir una recompensa al final de la semana si han conseguido los objetivos propuestos.

 

En definitiva, son problemas naturales y normales, respuestas propias de la edad y lo tenemos que ver como un proceso de adaptación en la evolución de los niños.

Una vez identificadas las conductas de celos y rivalidad entre hijos, si pasa el tiempo y no se ve una evolución favorable, sería conveniente recurrir a la ayuda de un profesional. Esta ayuda también puede ser necesaria si notamos que esta problemática causa malestar significativo al bienestar de los menores. La cooperación entre todos y un buen clima familiar hará que progresivamente disminuya la rivalidad entre hermanos.

 

 

Margalida Caimari

Psicóloga infanto-juvenil

Si deseas solicitar una cita puedes hacerlo por teléfono o WhatsApp en los siguientes números:

971 83 51 70

616 23 29 83

También puedes visitarnos físicamente, estamos en Gran Via de la Constitució, 22 | 07570 | Artà, Illes Balears o rellenar el siguiente formulario de contacto.

    Nombre (requerido)

    Apellidos (requerido)

    e-mail (requerido)

    Teléfono de contacto (requerido)

    Preferencía de día

    Preferencia de hora

    Especialista

    Doy mi consentimiento para tratar mis datos personales y acepto la política de privacidad. Saber más.



    La lectura de nuestro blog no supone en ningún caso la realización de un diagnóstico ni evita la visita a su especialista. Por favor, para estudiar su caso en particular acuda al especialista médico de forma presencial.