La rodilla, que no nos venza su dolor

La rodilla es una pieza clave para poder desarrollar una vida activa y plena. Participa de manera capital en el caminar, correr, saltar, agacharse, subir y bajar escaleras, etc. Acciones necesarias no sólo para una actividad deportiva, sino también básicas para la vida diaria.

 

 

¿Cómo funciona la rodilla?

Es una articulación compleja; un perfecto engranaje compuesto de múltiples piezas que dependen las unas de las otras para un correcto funcionamiento. Entre sus funciones están la flexión, la extensión, la rotación, la amortiguación y transmisión de cargas. Sus estructuras principales son los meniscos, los ligamentos cruzados anterior y posterior, el cartílago del fémur, de la tibia y de la rótula así como los ligamentos laterales y el sistema músculo-tendinoso de alrededor.

 

 

¿Cómo solventar mi problema de rodillas?

Un golpe, un mal movimiento, una sobrecarga o el devastador efecto de la artrosis pueden desencadenar, entre otros, el inicio del dolor y la limitación funcional. Con suerte, esta dolencia sólo durará unos instantes o unos pocos días, pero en muchos casos llega para quedarse… a no ser que le pongamos remedio lo antes posible. El mejor tratamiento es la prevención, basada en el cuidado de posturas, una vida activa con deporte moderado y una alimentación variada.

El problema es cuando a pesar de todo esto sufrimos una lesión. Antiguamente, se recurría en un gran número de casos a una cirugía o a una prolongada inmovilización con yeso. Actualmente, se recomienda inmovilizar la rodilla lo mínimo imprescindible ya que puede desencadenar una atrofia muscular y una rigidez articular que darían más problemas que la patología a tratar.

Por otro lado, cada vez se recomienda menos la cirugía como tratamiento de primera línea, reservándola para casos muy concretos (lesiones muy severas, cronificadas o en las que el resto de tratamientos no han logrado su objetivo). Esto es posible gracias a los avances en los últimos años tanto en la readaptación física como en los tratamientos biomédicos. Un ejemplo de ello son los tratamientos con infiltraciones de ácido hialurónico intraarticular, las infiltraciones de plasma rico en plaquetas, los suplementos a base de colágeno hidrolizado o de condroitina. Pero también ha habido grandes avances en las técnicas quirúrgicas. Un claro ejemplo es la amplia gama de técnicas para la reparación de lesiones controladas del cartílago o la diversidad de materiales para la reconstrucción de ligamento cruzado.

 

El principal problema es que no hay una solución que sea perfecta para todo el mundo. Cada persona es diferente, cada lesión también. Es por ello que para lograr unos óptimos resultados tenemos que estudiar cada caso en profundidad, con una visita médica exhaustiva y una detenida exploración, así como tener en cuenta las necesidades y la situación de cada paciente de manera individual pero con una visión global.

Desde la Unidad de Traumatología de Clínica Ment, les animamos a que se pongan en marcha con esa lesión que les está afectando su calidad de vida. Estaremos encantados de poder ayudarles.

 

 

 

Ricardo Serrano

Traumatólogo

Si deseas solicitar una cita puedes hacerlo por teléfono o WhatsApp en los siguientes números:

971 83 51 70

616 23 29 83

También puedes visitarnos físicamente, estamos en Gran Via de la Constitució, 22 | 07570 | Artà, Illes Balears o rellenar el siguiente formulario de contacto.

    Nombre (requerido)

    Apellidos (requerido)

    e-mail (requerido)

    Teléfono de contacto (requerido)

    Preferencía de día

    Preferencia de hora

    Especialista

    Doy mi consentimiento para tratar mis datos personales y acepto la política de privacidad. Saber más.



    La lectura de nuestro blog no supone en ningún caso la realización de un diagnóstico ni evita la visita a su especialista. Por favor, para estudiar su caso en particular acuda al especialista médico de forma presencial.