¿Tienes un hijo desafiante? Claves para identificarlo y soluciones.

El día a día es agotador si nuestro hijo es desafiante. A menudo, nos vienen preguntas a la mente como: ¿Por qué se comporta mucho peor que los otros niños? ¿Qué hago mal?

 

Perfil de un niño desafiante

Son niños que no escuchan, que siempre tienen que decidir cuándo y cómo hacer las cosas. No aceptan la autoridad fácilmente.

Suelen ser niños persistentes en sus deseos, intensos, con mucha energía. Defienden sus ideas y es muy difícil hacerles cambiar de opinión. Tienen cambios de humor de forma rápida y menos autocontrol de lo que cabría esperar para su edad.

Algunas características más significativas son la irritabilidad y la actitud desafiante:

  • A menudo pierde la calma.
  • Está susceptible o se molesta con facilidad.
  • Se le ve enfadado y resentido.
  • Discute frecuentemente con los adultos.
  • Desafía activamente o rechaza satisfacer las peticiones por parte de los adultos o las normas.
  • En repetidas ocasiones culpa a los demás de sus errores o mal comportamiento.
  • Miente con frecuencia
  • Es rencoroso o vengativo.

 

Herramientas y soluciones

Lo más importante es establecer un estilo de crianza adecuado, en este caso debería ser el estilo democrático: atender las necesidades emocionales del niño, consensuando las decisiones y normas para dejarles que tengan autonomía y confianza.

 

  1. Fijar metas con antelación. Recompensar al niño cuando se hayan cumplido. Es más efectivo como instrumento de motivación que el castigo.
  2. Validar sus emociones y mostrar empatía.
  3. Intentar sustituir el verbo “ser” por el verbo “estar”. Por ejemplo, en lugar de decirle “eres un desordenado” podemos decirle “tu pupitre está desordenado”.
  4. En lugar de decirle que deje de hacer algo, darle herramientas para que lo deje de hacer, así aprende a regularse y no se ve desbordado.
  5. Practicar el elogio, teniendo en cuenta sus dificultades y el grado de esfuerzo. Verbalizar todos los aspectos positivos de su conducta.
  6. Priorizar demandas hacia el niño. Pocas y buenas.
  7. Decir lo que queremos que pase y hacer lo que hemos dicho que haremos. Hay que asegurarse de que se cumpla nuestra palabra, evitar amenazas vacías, castigos que nunca se cumplirán.
  8. Evitar sermones y discusiones reiteradas y repetitivas sobre el comportamiento del niño. No atender las rabietas, practicar la extinción.
  9. Pensar fríamente. Cuando estamos sobrepasados, cometemos errores, luego nos sentimos culpables y somos más permisivos para intentar compensarlo.

 

Tratamiento

A veces, es necesario la ayuda de un profesional para mejorar el bienestar del menor y de la familia. En consulta se suelen abordar y tratar diversos aspectos: la dinámica familiar, el autocontrol del niño, su regulación emocional, habilidades sociales, entrenamiento en solución de problemas y entrenamiento a los padres, entre otros.

 

Aunque las técnicas de crianza parecen de sentido común, aprender a emplearlas no siempre es fácil. Cuando se lleva a cabo un adecuado abordaje del problema, se ven buenos resultados, el menor aprende a comportarse y el clima familiar mejora muchísimo.

 

 

Marga Caimari - Psicóloga infanto-juvenil | Clínica Ment

Margalida Caimari

Psicóloga infanto-juvenil

Si deseas solicitar una cita puedes hacerlo por teléfono o WhatsApp en los siguientes números:

971 83 51 70

616 23 29 83

También puedes visitarnos físicamente, estamos en Gran Via de la Constitució, 22 | 07570 | Artà, Illes Balears o rellenar el siguiente formulario de contacto.

    Nombre (requerido)

    Apellidos (requerido)

    e-mail (requerido)

    Teléfono de contacto (requerido)

    Preferencía de día

    Preferencia de hora

    Especialista

    Doy mi consentimiento para tratar mis datos personales y acepto la política de privacidad. Saber más.



    La lectura de nuestro blog no supone en ningún caso la realización de un diagnóstico ni evita la visita a su especialista. Por favor, para estudiar su caso en particular acuda al especialista médico de forma presencial.