Mi ansiedad: ¿León o gatito?

Mi ansiedad ¿León o gatito?

Si algo caracteriza la ansiedad es que muy engañosa. Muchos pacientes me llegan a consulta cuando la bola de nieve ya se ha hecho muy grande y no se han dado cuanta hasta que la realidad les explota en la cara.

La ansiedad va creciendo despacito

La ansiedad es muy lista. Crece despacito y va cogiendo espacio de manera muy fina. Te pongo una metáfora.

Imagínate que se te acerca un leoncito cachorro, muy mono y totalmente inofensivo. Juguetea por tu lado y a un momento dado sale de su boca un rugidito delicado. Probablemente se te dibuje una sonrisa con esa imagen. Y pensarás: “Pobrecito el cachorrillo, debe de tener hambre” y le tiras un trozo de carne. El leoncito se lo come, y tan feliz. El día siguiente vuelve, y le das carne de nuevo. Y así sucesivamente hasta que poco a poco el león va creciendo. Lo que a lo mejor no te has dado cuenta es que, con cada vez que le dabas de comer, ese animalito crecía y se ha convertido en un león grande y fuerte. El rugidito que te parecía gracioso se ha transformado en un rugido potente. Y si antes te pedía carne una vez al día… Ahora te la pide cada media hora. A tal punto que a veces le ves llegar a lo lejos, y antes de que haga ese rugido tan espantoso ya le tiras la carne para evitarte el susto.

Alimentando la ansiedad

La ansiedad funciona exactamente igual que ese león. Por evitar el malestar que te genera la ansiedad, llevas a cabo acciones que, de forma inmediata, la hacen callar pero que en realidad la están alimentando.

Te pongo un ejemplo concreto y sencillo: la fobia a ir en avión. Si tengo miedo de ir en avión, haré todo lo posible por evitar viajar. Y mientras no viajo, parecerá que la ansiedad no está. Pero en realidad al no exponerme al estímulo que me genera malestar, el miedo a volar sigue allí y va creciendo, a parte que me estoy perdiendo experiencias que sí podrían alimentar mi sensación de felicidad como es el viajar. Y si antes toleraba vuelos de una hora pero evitaba vuelos internacionales, ahora ya ni los de media hora.

La ansiedad funciona exactamente igual que ese león. Por evitar el malestar que te genera la ansiedad, llevas a cabo acciones que, de forma inmediata, la hacen callar pero que en realidad la están alimentando.

«Por evitar el malestar que te genera la ansiedad, llevas a cabo acciones que, de forma inmediata, la hacen callar pero que en realidad la están alimentando.»

Reconocer si se trata de un león o de un gatito

Un paso clave para empezar a torear la ansiedad es averiguar si ese miedo representa un león o si en realidad es un gatito. Hay miedos que nos parecerán leones, que serán muy amenazadores y rugirán muy fuerte, pero en realidad puede que sean gatitos ronroneando.

Si mi jefe me encarga un trabajo y pienso “no estaré a la altura” y lo llevo a cabo presionada y con miedo a su aprobación, estaré viendo un león. Si entrego el trabajo y mi jefe asienta con la cabeza y me dice “buen trabajo”, ese miedo habrá resultado ser un gatito. Y yo de mientras habré sufrido ansiedad innecesariamente.

Te pongo otro ejemplo. Imagínate que llevas un mes sin tener relaciones íntimas con tu pareja y aparece el león de la inseguridad: “¿Será que ya no le gusto? ¿Se estará enfriando la relación? ¿Lo acabaremos dejando?”. Hasta que te sientas con tu pareja, hablas con él y te cuenta que su estado de ánimo ha estado más bien decaído este último mes porque está preocupado por la salud de su madre. Claramente, lo último en lo que pensaba era en tener relaciones íntimas. Una vez más, ese león habrá resultado ser un gatito.

Conclusiones

Te animo a que detectes tanto leones como gatitos que tienes en tu vida. Y mi consejo es que una vez te hagas consciente de ello, elimines a todos los gatitos con disfraz de león.

Si crees que en tu vida hay algunos leones pero no sabes por dónde empezar, qué siguiente paso dar o necesitas un poquito de luz en tu camino, coge una cita conmigo y lo hablamos con calma.

 

Más información en nuestra web

¿Quieres más información sobre el tratamiento de la ansiedad en Mallorca? Pincha en este enlace.

En Clínica Ment, llevamos a cabo diferentes tipos de terapia para el tratamiento de la ansiedad, pide tu cita ahora.

Mélanie Perpiñá es Psicóloga General Sanitaria y Terapeuta | Clínica Ment

Mélanie Perpiñá

Psicóloga y Directora Sanitaria

Si deseas solicitar una cita puedes hacerlo por teléfono o WhatsApp en los siguientes números:

971 83 51 70

616 23 29 83

También puedes visitarnos físicamente, estamos en Gran Via de la Constitució, 22 | 07570 | Artà, Illes Balears o rellenar el siguiente formulario de contacto.

    Nombre (requerido)

    Apellidos (requerido)

    e-mail (requerido)

    Teléfono de contacto (requerido)

    Preferencía de día

    Preferencia de hora

    Especialista

    Doy mi consentimiento para tratar mis datos personales y acepto la política de privacidad. Saber más.

    Por favor, prueba que eres humano seleccionando el bandera.

    La lectura de nuestro blog no supone en ningún caso la realización de un diagnóstico ni evita la visita a su especialista. Por favor, para estudiar su caso en particular acuda al especialista médico de forma presencial.