El más silencioso de los duelos

Dos casos reales

Paciente 1:

Miro a mi hijo cuando se duerme y pienso en lo frágil que es la vida… ¡Qué fácil es perderla! Aquello me cambió mi forma de ser. Ahora solo veo las cosas malas que pasan en el mundo, lo injusta que es la sociedad y lo peligroso que todo puede resultar. Sé que físicamente estoy aquí y que sigo formando parte de esta vida, pero ya no tengo fuerzas para seguir. Todo me pesa demasiado.

Paciente 2:

Viniendo a ti, me he dado cuenta que todos mis problemas vienen de allí mismo. Acudí por primera vez a consulta porque la ansiedad me jugaba malas pasadas y aparecía sin motivo aparente. También te pedí ayuda por mi relación de pareja que estaba delicada, y por mi futuro profesional ya que me sentía perdida. No me habría imaginado que todo esto partía del mismo punto. Pero ahora me resulta obvio. Todas estas cosas aparecieron justo después de aquello que me pasó. Y no es coincidencia.

No tengo ganas de acostarme con mi pareja porque en realidad tengo miedo que me vuelva a pasar lo mismo. Ya no hay esta conexión entre nosotros y no es porque nuestros sentimientos se hayan desvanecido, sino que es porque no nos hemos atrevido nunca a habla del tema él y yo y afrontarlo. Parece que pasó como si no tuviera importancia. Pero nos ha dejado huella.

No hablar del tema no mejora las cosas. Intentar superar una situación como esta, autoconvenciéndome que no pasa nada ha provocado que mi cuerpo exprese todo este malestar con episodios ansiosos y la sensación de estar perdida en mi propia vida.

Estos son dos casos que me llegaron a consulta, presentando el mismo causante de malestar. ¿Habéis podido adivinar de que estamos hablando?

Sí, la pérdida gestacional es el luto más silencioso.

¿Por qué lo llevamos en silencio?

Muchas veces, una pérdida gestacional pasa desapercibida, puesto que si no se dice, solo la persona concernida tiene conocimiento de ello. No es una cosa que se note a simple vista. Por eso, lo hace más fácil esconderlo y convertirlo en uno tema tabú.

Es más, tendemos a evitar aquellos temas que incomodan y muchas personas tienen el pensamiento que vale más no contar aquello que se puede mantener en privado.

Pero nos tenemos que preguntar: ¿A qué precio? ¿Me merece la pena mantenerlo en silencio? Muchas veces, un mal a corto plazo es un bien a la larga. Y os aseguro que este es un ejemplo. No expresaré el luto por el cual estoy pasando para evitar sentirme expuesta o por no generar incomodidad, pero esto provoca que no me permita avanzar.

¿Qué hacer si me ha pasado?

Antes que nada, haz un análisis de cómo te ha afectado esto. Sin autoengaños, siente honesta contigo misma, evalúa qué cosas han cambiado desde entonces, observando cada ámbito de tu vida.

Si denotas que la forma en que te ha afectado ha provocado un malestar significativo en tu vida, o bien no te ves capaz de hablar o de afrontarlo, te recomiendo que acudas a un profesional de la psicología.

En todo caso, te dejo aquí unas recomendaciones imprescindibles:

  • No te escondas, explícalo a la gente de tu alrededor. Aunque haga daño, esto te ayudará a aceptar la realidad de la pérdida, cosa que te permitirá avanzar.
  • Haz saber a los otros qué necesitas de ellos. Muchas personas no saben como actuar ante una situación así y nadie nace enseñado. Expresa aquello que esperas de ellos para darles la oportunidad de aportártelo.
  • Llora cuando tengas ganas de llorar, normalizando esta conducta, en realidad tan reparadora.
  • Pon nombre a los pensamientos que tienes y a los sentimientos que notas. Identificar lo que te genera este luto te ayudará a conocerte mejor y paliar esta intensidad emocional.

 

Nota: Los casos transcritos a mis artículos son situaciones reales vividas en consulta, pero se abstienen de datos identificativos (incluso la inicial es ficticia) y se publican siempre con el consentimiento previo del paciente.

 

Mélanie Perpiñá es Psicóloga General Sanitaria y Terapeuta | Clínica Ment

Mélanie Perpiñá

Psicóloga y Directora Sanitaria

Si deseas solicitar una cita puedes hacerlo por teléfono o WhatsApp en los siguientes números:

971 83 51 70

616 23 29 83

También puedes visitarnos físicamente, estamos en Gran Via de la Constitució, 22 | 07570 | Artà, Illes Balears o rellenar el siguiente formulario de contacto.

    Nombre (requerido)

    Apellidos (requerido)

    e-mail (requerido)

    Teléfono de contacto (requerido)

    Preferencía de día

    Preferencia de hora

    Especialista

    Doy mi consentimiento para tratar mis datos personales y acepto la política de privacidad. Saber más.



    La lectura de nuestro blog no supone en ningún caso la realización de un diagnóstico ni evita la visita a su especialista. Por favor, para estudiar su caso en particular acuda al especialista médico de forma presencial.